miércoles, 21 de octubre de 2009

Infiel hasta la muerte



Hoy te lloro mujer, te lloro lágrimas secas.
Me has dejado solo, más solo que cuando te encontré,
Y solo Dios sabe cuánto dolor me causas mujer
Más muerto no puedo estar,
Estoy muerto en muerte.


Ya solo me miro y recuerdo la última vez que te vi,
recuerdo los momentos tan lúgubres que pasamos,
Tu pálido rostro enmohecido lleno de quietud ¡oh bella la mejor y más buena de todas!
ya no estarás mas junto a mí.


Si porque te fui infiel con una mas muerta que tu,
bien merecido lo tienes por dejarme tan solo esos días
hoy tu perdón no tengo,
mas afortunado soy pues… tengo toda la eternidad
para lograr tu perdón
no te rogare
pues en verdad no te falle
solo eran negocios lo que con ella tenía
lo juro por mi vida mujer.
por mi vida que deje hace 100 años
para seguirte hasta aquí.




Donde escuche eso ¡Mendigo desgraciado éste! ¡Hasta muerto eres infiel! y jurando por tu vida si apestas a podrido... más muerto no puedes estar. Y aparte pendejo, nadie se quita la vida por un amor. ¿Negocios? ¡Tu catrina madre!

Menos mal que te deje ir justo a tiempo antes de que me llevaras directito a donde hoy yaces todo iracundo podrido y descompuesto.


¿Un Cafecito con tamalito?

1 comentario:

amor y libertad dijo...

bendita infidelidad nunca bien entendida: somos libres, vivamos, no nos cortemos las alas haciendo lo que no sentimos