martes, 26 de mayo de 2009

NO ES VANIDAD



Me miro al espejo con la detención con que lo haría un entomólogo, me quito cada vello minúsculo con el mismo pavor con el que me quitaría una barba masculina aparecida de pronto. Cubro cada arruga con maquillajes y sombras. Si pudiera hacer esto en una tela sería célebre como Rembrandt, pero no es más que mi piel.

El hambre se ha vuelto mi estado natural. A cambio, mi figura es la misma que la de una joven de veinte, de diecisiete o aún mejor. Mis piernas son el camino de los sueños a cambio de andar el camino de las pesadillas en la trotadora del gimnasio.

Supongo que parezco vanidosa, pero no, no es eso. Es sólo que no quiero encontrarme con alguien dirigiéndome la palabra señora mientras soy todavía señorita. Eso sería como una sentencia, como la condena a una soledad eterna que me causa el peor de los terrores.

4 comentarios:

Fugaz dijo...

Más que terror, lo que te entra cuando te dicen por primera vez Señora, es una mala lecheeeeeeeeeeeeeeeeee.......

Mejor que seas vanidosa, te cuides y no bajes la guardia para que eso tarde mucho en suceder!!!!

Alijodos dijo...

cuidate y aun asi nadie te librara de que te puedan llamar señora...aunque sea por respeto...espero que no sea asi...un saludo...

anna dijo...

No te ralles con eso, es muy bueno cuidarse ya para una misma, creo que lo de señora es dificil es un momento de la vida. Ya que simplemente por edad te lo acaban llamando, cuando te encuentras a alguien muuuuuuy educado y ala y te jode jajajaja.

Un beso grande.

Sensaciones dijo...

pues sí, estoy con Fugaz...pero en fín mejor Señora ... no?

Un beso!!!