sábado, 18 de abril de 2009

LADO B


Se pone tacones aguja a diario para ir a la oficina. Nadie la obliga, pero los tacones estilizan y realzan su figura de una manera espectacular. Tampoco la convierten en una modelo, tiene demasiadas curvas como para encajar en el patrón andrógino de las modelos actuales.

De vuelta a casa sus pies la torturan de manera angustiante, lo que se nota en que se tambalea un poco, pero sabe que sin los dichosos zapatos no recibiría todas esas miradas que la compañan por todo el camino. No le gusta nadie en la oficina, tiene una relación estable con un buen tipo, pero esas miradas que acapara junto con algún piropo son algo que necesita desesperadamente para sentirse especial.

5 comentarios:

ZAYADITH HERNÁNDEZ dijo...

yo siempre me visto y me arreglo para mi... creo que soy lo más fiel que tengo, y ya no necesito agradar a nadie...cuando me arreglo, es para mi, quien me quiera dbe quererme hasta en ropa de faena...
besitos.

ana dijo...

Pues a mi me encantan los taconazos, y por supuesto, me los pongo para mi.

Aunque también para que me vean un poquito más alta. Vale, lo confieso.

Un besitooooo.

la inkilin@ dijo...

Vivan los tacones!!!!!

Un café??

Sensaciones dijo...

ESO QUE VIVAN LOS TACONES!!!!
jajajajaj

LADO B dijo...

QUE VIVAN!!!