viernes, 20 de marzo de 2009

CONOCIDO


Lo conozco desde hace tres años, pero sé que es más antiguo que yo en el lugar. Cada vez que entra su rostro se ilumina con una sonrisa. Está en su segunda casa, siempre pide lo mismo: pisco con Coca-cola, es el trago más barato, pero es que bebe mucho. Nunca ha dado que hablar, se retira quedo y sin escándalo, caminado derecho a pesar de lo mucho que bebe, con la misma sonrisa con la que llegó aunque algo taciturno, supongo que porque es que es un tipo grande.

Le conozco tres mujeres y al menos dos amigos. Cuando viene con los amigos es vehemente y discute acaloradamente. Se ve que habla de algo que le apasiona, de cine tal vez. Creo que escribe, le he oído decir que escribe puras estupideces, porque cuando escribe algo inteligente nadie le paga. Debe escribir para televisión.

Cuando viene con las chicas es distinto, sé que dos de las tres muchachas con las que siempre viene han sido suyas. La tercera es una amiga. Es distinto con ellas, con las tres. Habla de sí mismo, es menos vehemente. Con una dejó de venir el primer año, con la amiga viene siempre, con la tercera viene desde hace tres meses.

Siempre me digo que me lo voy a encontrar solo, pero nunca pasa. No es de los que beben a solas -y eso es bueno -, si viene al bar es con los amigos o con sus mujeres, incluso con la amiga, que es medio suya, pero solo nunca viene ni va a venir. Una vez le vi entrar sin nadie, pensé que era mi oportunidad, pero no se sentó, estuvo menos de un minuto y se fue. Seguro buscaba a alguien a quien no encontró.

De todas formas me ha dirigido una que otra mirada, creo que le gusto, pero creo que le gusto como le gusta la decoración o los tragos ¿podrá verme algún día? ¿Darse cuenta de que sé lo que toma y cuánto? Es el karma de las camareras el ser invisibles y cambiaría las propinas que me deja por conocernos o que sea apenas una conversación de verdad...

Busca la otra parte en el lado b

5 comentarios:

ana dijo...

Me pareció un relato interesante.
Y la imagen elegida preciosa.
Yo que pensaba que todos los hombres se fijaban en las camareras, pero existe uno que no.
Un beso muy fuerte y feliz fin de semana a todos los inquilinos del atico.

roxana dijo...

Me haces acordar a la pelicula MEJOR IMPOSIBLE CON J. NICHOLSONN, que se enamoro de la camarera!!! PERO ESPERO QUE ÉSTE NO SEA TAN LOCO! una feliz primavera y bun fin de semana!

Lola Mariné dijo...

Un bonito relato.
A veces no nos damos cuenta de que aquellos que nos atienden tambien son personas con sentimientos.
Saludos.

la inkilin@ dijo...

Lado B

Puedo leerte en el ático.
Y veo que te sientes cómodo en el me alegra

Un café¿¿¿

HADA ISOL dijo...

Muy lindo relato,espero que él un día se entere de ella y su karma!
Un abrazo!